Luego de terminar el colegio, no tenía clara mi vocación. Pero en medio de muchas circunstancias, recordé que fue en el colegio donde desarrollé muchos talentos. Esto se debió a que practicábamos múltiples disciplinas durante el año escolar, como artes, ciencias, letras y deportes.

Aunque los juegos florales era una de las fechas más esperadas por mí en aquellos años, en los concursos de arte era donde más sobresalía. En una ocasión, un profesor entró a nuestra aula de primaria y dijo: “¿Quién dibuja mejor en este salón?” ¡Y todos me señalaron casi al mismo tiempo! En ese momento me llamaron para participar en un concurso interescolar a nivel distrital.

Esto recuerdo lo llevo en mi corazón con mucho cariño. Tanto así, que decidí estudiar la carrera de Artes Plásticas de la Pontifica Universidad Católica del Perú, en la especialidad de Pintura. Lo demás, es parte de la historia de mi carrera como pintor e ilustrador.